He visto «Captain Fantastic»

 

36d49122757b917fbfbcc9431e6f67c7

Y me ha removido algo por dentro.

Captain Fantastic es un relato de una utopía, de una manera de vivir totalmente alternativa a lo que usualmente nos ha sido contado como lo normal, lo lógico, e incluso lo moral. Narra la historia de una familia que vive alejada de la sociedad y de sus comportamientos, que se ha montado su propio sistema de supervivencia. Es también, en cierto modo, una historia de amor —un amor no solo entre dos personas, la una por la otra, sino un amor por la vida, por un vida libre— de la que nacieron seis hijos y fueron educados desde una perspectiva muy diferente, dando más importancia a manejar un cuchillo de deshuesar y aprender a valerse por sí mismos, que a no salirse de las líneas al colorear. Narra la historia de una pequeña gran lucha, de una manifestación de valores y principios frente a lo normalmente establecido e impuesto.

Captain Fantastic es un retrato de la mente rasgada. No solo abierta: es el retrato de la mente llevada fuera de la zona de confort, de las convenciones, donde en ocasiones todo parece ser idílico y una alternativa perfecta, ¿por qué no vivimos todos así?, y en otras situaciones la tensión y la incomodidad pueden mascarse en el film, dejando ver también las quiebras de esta otra manera de vivir.

Esta es una de las numerosas razones por las que me ha gustado esta película. Porque ni juzga ni idealiza nada, simplemente muestra en la pantalla distintas formas de pensar, de actuar y de vivir. Deja al espectador reflexionar a partir de las piezas que da, y no impone nada. También me ha gustado precisamente por esto, porque trata temas realmente serios, desde toda esta muestra de una vida alternativa alejada del capitalismo y el consumismo, la lucha por unos valores centrados en el aprendizaje real, tanto intelectual como físico, una preparatoria para la vida enfocada más allá de lo que está socialmente noramalizado, hasta temas como las enfermedades mentales, la ausencia y la muerte de un ser querido, pero también la necesidad, como seres humanos, de relacionarse e interactuar.

captain-fantastic

Y todo esto y más está contenido en un film que tras seis años de gestación ha llegado a los cines de todo el mundo, con temas que casi nadie suele pararse a pensar, pero que ahora son susceptibles de reflexión a partir de una cinta de 118 minutos apto para todos los públicos.

Me parece que Matt Ross (el director) ha conseguido encontrar un equilibrio entre lo que cuenta y cómo lo cuenta: ha hecho una película muy entretenida, sencilla en apariencia, divertida, emotiva, seria y trascendental, con un ritmo y un trasfondo que te mantienen con los ojos y los sentidos abiertos, todo a la vez.

Y a mí me ha removido algo por dentro porque me ha saltado a los ojos algo sobre lo que llevo reflexionando mucho tiempo: sobre el modelo de vida que llevamos, lo que se nos ha sido impuesto, cómo vivir la vida que queremos vivir, incluso cómo desear esta vida que tenemos, y qué hacer con ella. Durante el transcurso de la película, hay una frase que se repite en diferentes ocasiones, y que creo que tiene mucho que ver con todo esto y lleva mucho de verdad en ella:

Nos definimos por  nuestras acciones, no por nuestras palabras.

Incluso aunque a veces el hablar o el escribir sean un hacer. Captain Fantastic me ha recordado lo poco que sé y lo mucho que ansío conocer, me ha dejado con ganas de leer más, ver más, experimentar más, aventurarme más, escribir más, vivir más, y más a mi manera.

88563e22b9749d7a2567be4368c6df8a.jpg

Tenía muchas ganas de hablar de esta película, y aunque me dejo muchas cosas en el tintero (tampoco quería hacer una reseña como tal ni extenderme hasta el infinito), quería contaros las impresiones que me he llevado con ella. ¿La habéis visto? ¿Qué os ha parecido? Estaré como siempre encantada de leeros.


 

8 comentarios en “He visto «Captain Fantastic»

  1. ¡Hola! Vi esta peli hace unos días y no se me quita de la cabeza, es genial, me ha encantado. Es muy ¿interesante? cómo trata el tema del sistema educativo, la muerte, los dictámenes de la sociedad (porque sí, la sociedad dicta cosas), la medicina… Es muy difícil salirse del camino establecido, de lo que hace la mayoría, pues uno sigue el camino sin darse cuenta.
    Pero también es una realidad que para llevar una vida “alternativa” hace falta un colchón económico, y mucha, mucha valentía.
    Conozco gente que intenta llevar una vida distinta, no exactamente como en la peli, pero si con algunos de esos ideales, y tienen un apoyo económico por parte de familiares. Viven de acuerdo a sus principios, pero me acecha la idea de que no todo el mundo puede permitírselo, es algo terrible…
    Cambiar no es fácil, porque todo viene de muy atrás…

    Genial reseña. Un saludo;)

    Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente, es frustrante darse cuenta de todo lo que la sociedad nos impone… Sí que hay modelos de vida alternativos, por supuesto, pero no son la opción fácil, y en esta película eso se retrata bastante bien.
      Muchas gracias por pasarte a leer y comentar, un saludo 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s