Diario de rodaje: «Sucesos cardíacos»

¡Estoy de vuelta! No esperaba que fuera a echar tanto de menos escribir por aquí y leeros, pero después de un enero infernal, aquí estoy otra vez, para hablaros de una de las cosas que realmente siento que ha merecido la pena hacer este enero.

instantanea-1-21-01-2017-14-04-copia

Sucesos cardíacos nació del propio acto de crear. Quise hace una alegoría visual entre el acto de creación y el mero acto de vivir, de bombear sangre con el corazón. Por supuesto, luego se me fue un poco la pinza y quedó algo más turbio de lo que en principio me había imaginado, pero me pareció bien. Porque crear también puede ser enturbiar, enrojecer el blanco con purpurina, alterar una respiración.

Para mí, la creación siempre se gesta primero en la escritura. Por eso, y por motivos claramente visuales, elegí una máquina de escribir para que marcara el ritmo de todo esto. La Olivetti Lettera 40 de mi madre es preciosa, y me tendrá que perdonar por robársela siempre para hacer fotos y vídeos y llenarla de tierra la pasada primavera y ahora de purpurina.

Quienes me conozcáis de hace un tiempo, ya sabréis que el corazón es otro de mis elementos comunes a la hora de crear. Es una forma que me parece preciosa, un órgano que me fascina y que adoro explorar, hacer de todo con él. Hablando de la creación, no podía no hacer acto de presencia, así que cuando me puse a pensar en cómo argumentar estas ideas o conceptos que quería llevar a la pequeña pantalla, se me ocurrió que sería buena idea seguir con el símil de manera que el ritmo de creación fuera el mismo ritmo que el de vivir, que las manos se movieran en las teclas como el corazón marca la sístole y diástole, contracción y relajación del fluir de la sangre. Adoro toda esta poética sangrienta, visceral y a la vez delicada en la que habitan estas ideas.

Todo esto podría ser algo muy romántico, demasiado bonito, demasiado pastel. Y estoy contenta con que al final no haya sido así. Porque el acto de crear, a parte de ser algo bello y lleno de amor, también es inquietante, genera tensiones y nos hace sufrir. A veces nos hace hasta sangrar. Y a veces esa sangre es de purpurina. 

Estuve pensando mucho en cómo quería contar todo esto. Qué ritmo sería mejor, cómo iría argumentado, cómo presentar las dos partes que tiene el corto, la sístole y la diástole. Me hice uno de esos storyboards míos de bocetos rápidos para aclararme las ideas, y una tarde me puse a grabar.

Como es habitual, tratándose de un corto así, utilicé mi propia habitación como escenario, y Suiz me ayudó a grabar algún plano en el que yo no podía hacer de escritora y de corazón que aparece y desaparece a la vez. Tuve que dividir la grabación en dos tardes, porque la luz perfecta se iba antes de que yo pudiera haber terminado de filmar todos los planos que quería, y es por eso que hay algunos cambios de iluminación en el vídeo (algunas imágenes más cálidas y otras más frías) que no me han gustado, pero que ya sé cómo evitar para próximas ocasiones.

El mayor problema que tuve fue con el audio. Mi compañera de piso no paraba de hacer ruido, hay obras al lado de mi ventana, mi silla de escritorio chirría, los vecinos gritan, y yo no tengo micrófono, pero necesitaba el sonido de la máquina de escribir. Así que lo que ha quedado es un sonido muy sucio con un latir constante que en algún momento me gustaría limpiar.

En el montaje de este corto descubrí algo nuevo: que me gusta. Siempre me ha dado mucha pereza (también por todos los problemas técnicos que me encuentro) y se me ha dado mal, era la parte que menos me llamaba la atención, pero estoy descubriendo y aprendiendo un montón de cosas nuevas y me apetece mucho experimentar y mejorar en este sentido.

Después de quedar la habitación y a mí misma hechas un desastre lleno de purpurina, salió esto:

Me haría muchísima ilusión que me dijerais qué os parece el corto, qué habéis sentido o interpretado vosotras al verlo, qué cosas pensáis que podría mejorar… Ya sabéis que estoy encantadísima de leeros siempre y que charlemos sobre cualquier cosa. Y también estoy muy contenta de volver por aquí, para mí febrero siempre es una oportunidad de recomenzar y os aviso que este año van a venir muchos proyectos nuevos. Gracias por estar al otro lado.

6 comentarios en “Diario de rodaje: «Sucesos cardíacos»

  1. Me ha encantado.

    Esa necesidad vital de escribir es algo que mucha gente la comparte como virtud, orgullosa de tal dependencia. En cambio tú, has hablado de ello con un enfoque más oscuro, mostrando un tono opresivo o perturbador. Es difícil definir las sensaciones que deja el corto, pero no deja indiferente, que es algo que siempre agradezco en cualquier arte; y lo que tú haces lo es.

    Crear algo es una fuente de sentimientos muy dispares y tú has logrado reflejarlo mediante imagen y sonido. Veo belleza y veo dolor. Veo un desahogo emocional, a una artista que se vacía. Una de mis obsesiones son las contradicciones, las veo a diario y me generan una curiosidad un tanto obsesiva y cuando escribo es un tema al que acudo reiteradamente. Y la creación siempre la he considerado contradictoria, ya que hacer belleza puede ser un proceso lóbrego.

    Gracias por crear.

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, a la vez que quería resaltar ese romanticismo con el que se mira el acto de crear, quería hacer ver que no siempre es bonito, que a veces atormenta y a veces hace daño, y toda esa contradicción como tú dices. Yo misma soy bastante contradictoria, y creo que a veces se ve en lo que hago, y también me llama mucho la atención toda la dualidad que se puede encontrar en la vida y en el acto de creación, por supuesto. Me alegra tanto, tanto que te haya gustado y que hayas visto algo en ello que se te haya quedado de alguna manera, o te haya hecho sentir algo. Muchísimas gracias a ti por dedicarme un ratito y decirme qué te ha parecido, de verdad. ♥

      Le gusta a 1 persona

  2. Ay, Vero, me encanta muchísimo que nos traigas los cortos así de desgajados, para que podamos verlos desde dentro hasta fuera. A mí ya sabes que me gusta muchísimo lo que haces, y este corto no iba a ser distinto. Me ha sabido angustioso, bastante, y a la vez me ha parecido muy bonito. No sé si era lo que querías transmitir, pero he sentido lo que al final siento yo con cada escrito, que te dejas parte del corazón, que dejas parte de tu sangre, tus lágrimas, tu todo, en cada palabra, y al final nos terminamos dejando todo. Nos dejamos la vida en las letras, y eso es muy bonito, yo considero que si no escribes desde y con el corazón no tiene sentido nada de lo que estás escribiendo, o sea que.

    Me ha gustado mucho, y la idea de la purpurina roja le queda fenomenal al corto. No sé, te diría algo que mejorar pero es que creo que lo haces muy, muy bien, tanto la expresividad con la que actúas como la unión de las partes de la historia.

    un abrazo fuerte,
    y gracias por hacer/traer cosas así de bonitas ♥

    Le gusta a 1 persona

    1. Ayyyy While, muchísimas gracias, como siempre. Era justamente eso lo que quería expresar y no sabes cómo me alegra que realmente se pueda ver en el corto, que toda este sentimiento que trato de transmitir en él se vea compensado de esta manera. Significa mucho para mí. De verdad valoro mucho estas palabras, gracias a ti por estar siempre al otro lado y darme ánimos y palabras lindas, un abrazo gigante ♥♥♥

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s