«The diary of a teenage girl»


The-Diary-of-a-Teenage-Girl-TC-1.jpg

A medida que iba viendo la película me hice la pregunta que a veces nos hacemos con solo ciertas cosas: ¿por qué no he visto esto antes? En este caso, la respuesta es: porque ha llegado justo en el momento adecuado, y eso es maravilloso. Aunque me da la sensación de que esta es una de esas películas cuyo momento es cualquiera, que tiene la suficiente fuerza y sentido como para clavarse en cualquier diana.

Si miras la contraportada del dvd, dice así:

En 1976, en San Francisco, Minnie Goetze (Bel Powley) vive en el cruce de caminos entre el fin del movimiento hippy y el nacimiento del punk rock. Como la mayor parte de las adolescentes Minnie desea amor, aceptación y un lugar en el mundo. Inicia una compleja historia de amor con el novio de su madre (Kristen Wiig), “el hombre más guapo del mundo”, Monroe Rutherford (Alexander Skarsgard). A partir de ahí seremos testigos de un relato inteligente, divertido, provocativo y sin prejuicios sobre el despertar sexual y artístico de una chica.

Si miras la película, ves a una chica peculiar pero con la que todas nos podemos sentir identificada, que trata de encontrarse a sí misma a través de experiencias en ocasiones extravagantes, pero también a través de su propio reflejo en el espejo, y de sus propias manos, de su propio arte. Si tuviera que definir la peli de alguna manera, diría que es un retrato íntimo del descubrimiento personal, sexual y artístico, donde todo ello se mezcla, se sufre y se disfruta a la vez.

diaryct-diary-of-a-teenage-girl-movie-review-20150811.jpg

Porque la verdad es que todo está bastante conectado, y en este diario, lo vemos también reflejado en las distintas relaciones que se plantean. Tanto la relación familiar de Minnie con su madre, que es más una amiga enrollada con la que drogarse; con su padre, a quien ni siquiera ella llegó a conocer; con Monroe, el amante (es agradable que por una vez el amante sea un hombre y la protagonista una mujer); y, por supuesto, consigo misma.

Después de todo, de eso va esta película: de una misma. Minnie es un personaje totalmente acertado, es una chica que todas hubiéramos podido ser en los 70, e incluso ahora (porque otra cosa que tiene esta peli es que, a pesar de estar desarrollada en una década bastante marcada -y bien ambientada, todo sea dicho- , puede resultar atemporal por las cuestiones que plantea). Es una quinceañera que piensa incansablemente en sexo, que busca emociones y experimenta con ellas, que se divierte, que no puede evitar el drama, pero también se nutre de él para crear.

Entre todos los temas que pone sobre la pantalla este film, está el feminismo. El hecho de ser mujer, y también de ser joven. Creo que se trata de una película hecha por y para mujeres . Basada en la novela homónima de Phoebe Gloeckner, Marie Heller decidió llevarla primero al teatro y luego al cine, adaptó el guión, y contó con Sara Gunnarsdottir para hacer las animaciones, que son preciosas. Y juntas han creado una peli en la que, con la atmósfera y luz nostálgica de los 70 podemos ver cómo una chica se huele la sangre de su virginidad, pegada en su dedo índice, le hace una mamada al novio de su madre en su coche, llora en una cabina telefónica, se mete algunas rayas de coca, se baña en agua turbia, y sonríe complaciente consigo misma.

maxresdefault.jpg

Creo que el hecho de que todo esté argumentado en base a las cintas que Minnie graba y archiva a modo de diario juega mucho en favor de lo que se quiere contar y cómo. Nos lleva directamente a la intimidad del personaje, a los momentos en que está sola en su habitación, en los que se desnuda y se observa en el espejo, en los que ella misma es su más fiel confidente, y nos desgrana los sentimientos y los hechos que la llevan a tomar cada decisión y la sumergen en cada circunstancia, que hacen a esta chica pasar de una cría con una necesidad de afecto que roza lo tóxico, a una joven que abre los ojos y se da cuenta de que el único cariño que realmente necesita es el suyo propio.

El acto de guardar su vida en esas grabaciones, en su propia voz, también es un reflejo de algo extraordinario: una certeza de la propia vida, una búsqueda de la consciencia de una misma. Hay un diálogo en la película que dice algo así:

TABATHA: Tienes la mano caliente . Significa que estás viva. ¿Eso te asusta?

MINNIE: No. No tengo miedo de nada.

Y me ha parecido uno de los momentos más bellos del film, que resume en unas pocas palabras estos 98 minutos que no son un grito, ni un canto, aunque podrían serlo, sino más bien un dibujo de la vida, de la juventud, de la pérdida de la inocencia, y del amor. Especialmente del propio.

Bueno, puede que nadie me quiera. Puede que nadie me quiera jamás. Pero quizá no se trate de ser amada por otra persona.

the diary of a teenager girl.gif

¿Conocíais esta película? Si la habéis visto, ¿qué os ha parecido? Ya sabéis que siempre estoy abierta a recomendaciones nuevas, y que se agradecen muchísimo los comentarios y el compartir los post, ¡gracias por leer!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s