Diarios o l’appel du vide

il est temps d'ecrire

18 de marzo de 2013.

He estado esperando este momento durante días. Pasar un día sin escribir para mí significa pasarlo en la inercia, moviéndome por hábitos y respirando con dificultad.

No sé bien en qué momento exacto de mi vida, de mi propia historia, esto de plasmarme en un papel comenzó a significar tanto. Pero me he dado cuenta de que puedo respirar mejor si escribo.

Tenía diecisiete años y empecé a escribir a diario por amor. También por miedo, y un poco de desesperación , quizá por aburrimiento, pero principalmente por amor. A la escritura, al mero acto de arrastrar las manos sobre un papel y dejar palabras en él como si fueran manchas de sangre. Entonces era muy visceral, y me gustaba mucho escribir con este tipo de alegorías. Ahora no sólo las uso en la escritura. Cuando empecé a escribir estos diarios, lo hice también como una declaración de amor a mí misma. Para quererme, quererme siempre y quererme mucho, y no dejarme en el olvido.

Me han pasado muchísimas cosas en los últimos cuatro años, y yo las he escrito todas. Ha sido mi manera de vivirlas. Ha habido días en los que he evitado el cuaderno, en los que no quería mirarlo si quiera, mucho menos abrirlo y escribir, porque en el momento en que lo hiciera, todo se convertiría en realidad y habría pasado. No solo habría ocurrido, si no que se habría quedado prendado en un papel.

¿Y qué importancia puede tener eso? Es sólo papel y tinta. Trece cuadernos, más de mil quinientas páginas de mi vida. Y en cada una de ellas (por poético y cursi que pueda parecer) me he volcado. Me he vaciado, roto y recompuesto. Y menos mal, porque no sé qué hubiera sido de mí, de no haber escrito. La escritura me ha hecho temblar las manos, me ha erizado la piel y agitado el pulso de una manera en que ninguna otra cosa en el mundo podría hacerlo. Me ha asfixiado y arañado casi en la misma medida en que me ha lamido las heridas y curado las lágrimas.

A través de estos diarios he amado con locura, he escrito cosas que no creo que pueda volver a sentir jamás, y creo que esto es terriblemente bello. Hermoso, en su esencia, y terrible, en su tristeza. A través de estos cuadernos he muerto y vuelto a nacer, como un ave fénix (siempre lo relato así), que resurge de sus cenizas. De sus hojas escritas, en este caso. Hace cuatro años ni siquiera me llamaba Verónica, ni Living, y tampoco sería hoy esta mujer de no haber sido por un 30 de enero en el que decidí cortarme el pelo y cambiarme el nombre, o por el 30 de marzo en el que decidí y tuve la suerte de vivir.

O por el 18 de marzo de hace cuatro años en que quise vivir escribiendo, hasta que me muera.

me está creciendo una amapola

lentamente

y desde el interior

salvaje, a flor de piel

y allí estará viva

hasta que yo me muera

diarios.jpg

4 comentarios en “Diarios o l’appel du vide

  1. Es jodidamente precioso. De verdad lo digo. Los últimos versos han sido fantásticos, y me han calado muy dentro. Hoy tengo el día tontorrón y bueno, digamos que me he puesto a lloriquear al ver cositas tan bonitas y al sentirme representada en algunos momentos.

    Te echábamos de menos, mucho.
    Gracias por dejarnos un poco de tus latidos por aquí.

    Abrazos grandes, grandes.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pero cómo puedes ser tan bonita, jo. Muchísisimas gracias de verdad, no sabes lo que significa para mí provocar una emoción en otra persona a través de lo que escribo. Menos mal que han sido lagrimitas de emoción y no de otra cosa. Yo también echaba de menos esto, espero no volver a desaparecer mucho tiempo.
      Muchísimas gracias, W ♥ Te mando un abrazo gigante.

      Me gusta

  2. Veronica, no sabes lo que te agradezco que hayas compartido algo así. Precisamente hace una semana yo también he empezado a escribir un diario. Llevaba tiempo pensándolo y cuando leí los diarios de Virginia Woolf me animé a empezar el mío propio. Ha sido como leerme a mí misma, como bucear en mi pensamiento y descubrir palabras que no sabía ni que estaban ahí. Gracias otra vez ❤

    Le gusta a 1 persona

    1. Y tú no sabes lo que me alegra leer esto y saber que mis palabras le sirven a alguien. Una de las razones por las que quería compartir esto era por eso, porque creo que podría ayudar a algunas personas.
      Muchas gracias a ti ♥

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s