He visto: «Yo, Tonya»

Cuando vi el trailer de esta peli, me entraron muchísimas ganas de verla al percibir que sería una de esas películas entretenidas, con un ritmo que no te deja descansar, que contaría una historia curiosa e interesante, protagonizada por personajes peculiares y sobre todo con una protagonista muy potente. Y durante un momento, cuando estaba sentada en la butaca del cine, fue exactamente eso lo que vi, pero en cuanto ocurrió el primer golpe, en cuanto la primera bofetada cayó sobre la cara de la protagonista, la película se transformó en el retrato de una vida durísima. No conocía la historia de Tonya Harding antes de verla. Y me alegro mucho de que hayan hecho esta película para darla a conocer, y para hablar de la violencia que sufrió primero por parte de su madre, y luego por parte del que fue su primer marido.

Algo de lo que pensaba en primer lugar de esta película es cierto: la protagonista es muy potente. También el ritmo de la película es intenso, claro, como para no serlo con la historia que cuenta. Tonya Harding es una de las patinadoras artísticas norteamericanas más conocidas (me temo que las polémicas en las que se vio envuelta tuvieron mucho que ver en eso), la primera norteamericana en ejecutar un triple axel. También tuvo una breve carrera como boxeadora tras su retirada, al haber sido vetada de las competiciones de patinaje a causa del escándalo con Nancy Kerrigan.

Pero ella, Tonya, también fue una mujer maltratada por su familia y luego por su marido, acosada por los medios, menospreciada por el jurado en las competiciones solo por pertenecer a la clase baja, por “no dar la imagen de una familia norteamericana decente”. En la película, me sorprendió que el maltrato se trate de manera tan clara: sin elipsis, sin palabras que haya que leer entre líneas. Se representa con claridad visual y verbal que la protagonista fue criada en la violencia, y cómo por ello pensó que alguien podía quererla y pegarla a la vez, sin que eso significara algo malo. Tonya, a quien Margot Robbie interpreta de manera magistral (de verdad, me ha parecido que hace un trabajo espectacular), nos cuenta mirando a cámara, fumándose un cigarrillo en su cocina, cómo había pensado que, para colmo, todo aquella violencia era culpa suya. Cómo había sido maltratada. Obviamente hay cosas que siempre podrían tratarse mejor, pero me parece muy importante que en una producción norteamericana se estén empezando a tratar estos temas cada vez con menos tapujos.

La película me quedó completamente destrozada, la verdad. El llanto no se me pasó hasta un buen rato después de salir de la sala de cine, no paraba de pensar en lo injusto que era todo. En lo difícil que lo había tenido Tonya solo por ser pobre y ser mujer. En lo difícil que lo tenemos todas las mujeres por el simple hecho de serlo, como todos los colectivos oprimidos.

Al final, la historia de Tonya Harding es la historia de cómo el machismo y el capitalismo destruyeron su carrera. Pero también la historia de una mujer con muchísimo talento y muchísima fuerza, que luchó con todo lo que tenía por lo que quería, y a pesar de todo siguió adelante con su vida.

 

¿Habéis visto la película? Comentadme qué os ha parecido y si tenéis una opinión como la mía o distinta, ¡estoy siempre encantada de leeros!


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s