1:3 o mi primera visita a Tabacalera

    A pesar de que llevo un año y medio viviendo en Madrid, aún me quedan demasiadas cosas que ver y visitar en esta ciudad. Por ejemplo, nunca había entrado en la famosa Tabacalera, ni tenía mucha idea de lo que allí ocurría.

Como ocurre con la Sala Canal Isabel II, son espacios reconvertidos: antes eran una cosa y ahora son otra. Antes tenían una función y ahora otra. Antes guardaban agua, o una fábrica de cigarros, y ahora arte. Me resulta maravillosa esa idea y esa acción: la de devolverle la vida a un espacio para albergar arte. En este caso, quizá no con tanta “recuperación” como en el otro que menciono, pero sí con muchísimo mimo y cuidado por parte de las personas encargadas de que la Tabacalera siga abierta y en funcionamiento como centro artístico autogestionado, algo que no tiene que ser nada fácil. Según nos informaron las mediadoras que nos guiaron por la visita que hicimos con la clase de Arte Procesual, y luego he podido leer en la página web del centro, retiraron la financiación para el proyecto de restauración que se tenía previsto para el espacio, por falta de presupuesto. Está claro que no estamos en buenos tiempos para el arte, a los ayuntamientos y gobiernos parece que les cuesta aportar dinero a obras de este calibre, y tenemos que buscar la manera de seguir manteniendo en pie la institución artística independiente, y creo que este edificio es un gran ejemplo de ello.

Es un edificio que sorprende, que impone, que literalmente congela. Porque hace muchísimo frío y por el ambiente que se crea y se respira en él. Todas esas habitaciones enormes, pasillos larguísimos, baños abandonados, techos altos, tuberías a la vista, paredes descascarillándose como si fuera piel quemada que se cae a trozos… todo eso lleno de obras de arte, de vídeos proyectados, de ruidos que se cuelan de las piezas audiovisuales en otras salas, espejos, pinturas, fotografías colgadas de la manera más convencional, esculturas e instalaciones que casan y rompen a la vez con el espacio.

Por una parte, me hace pensar en lo maravilloso que sería ese lugar reformado y acondicionado propiamente, una galería amplia y fresca; pero por otra, pienso en el retorcido encanto que tiene tal y como está. Hay algunos muros nuevos, construidos en plexiglás, que son blancos y lisos como paredes totalmente museísticas, y que si bien cumplen también una idea simbólica del museo, del cubo blanco (queriendo o sin querer), están ahí principalmente por seguridad, porque las paredes reales se caen y necesitan aguante. Simplemente no deja de fascinarme la metáfora física y real de que el arte está salvando este lugar.

Vimos tres exposiciones que actualmente se desarrollan allí: Ocupante, de Grimanesa Amorós; Escala 1:1, compuesta por 21 artistas portugueses; y Entre artistas. Jean Marie del Moral.

 tabacalera 2

Ocupante la vi sola. Llegué temprano, así que entré para curiosear. Se trata de un vídeo documental de unos cinco minutos que se reproduce en bucle, y de una serie de fotos. Cuentan la experiencia que tuvo la autora con el propio edificio, y me dio bastante miedo. Principalmente por el lugar en sí y por el sonido. Está situado en la zona de los baños y las duchas, que es oscura y algo tétrica, de una belleza siniestra. Creo que el vídeo funciona bastante bien por estar justo ahí, de hecho.

tabacalera 3

 

La siguiente ya la vimos en grupo y con las mediadoras, aunque no vimos en profundidad todas las obras, la verdad es que sacamos muchos pensamientos interesantes. Para empezar, la figura de las mediadoras me pareció un oficio muy bonito, ya que están ahí no para guiar en la exposición como tal, sino más bien para acompañar en la visita y en el pensamiento, para conversar y establecer un diálogo entre obras, espectadores y galería.

Se trata de una exposición en la que predomina la escultura y la instalación, sin saber muy bien cuál es el límite, y que establece un vínculo sutil pero totalmente acertado entre la obra y el espacio.

tabacalera 4

Espejos que proyectan luz y reflejos del resto del espacio y sobre él, del resto de obras y sobre ellas; suelos reconvertidos en cubos casi monumentales, fotografías de otros lugares, elementos que hacían pensar en la construcción, cuadros que esperaríamos ver en un museo o incluso en una casa pero que ahora se articulan en un discurso artístico que habla de muchas más cosas, de muchas más formas.

Sin duda es una exposición que de primera vista ya incita a la reflexión, pero que si te paras a pensarla y comentarla, te lleva por conceptos y estructuras más profundas e interesantes que ponen en cuestión muchas ideas y concepciones: el museo, el artista, el espectador, la obra de arte, el espacio, la imagen, el objeto escultórico o artístico… Es una exposición que observar con detenimiento.

Por último, pasamos a ver la exposición del fotógrafo Jean Marie del Moral: una serie de retratos a artistas. Algunos en su taller, otros en cualquier otro momento de conversación o intimidad de algún tipo. Resulta muy entretenido y enriquecedor, también como artista, ver estos retratos de todas esas personas a las que de alguna manera admiro y con las que comparto oficio, aunque a veces me cueste creerlo.

Es cierto que es muy complicado hacer un buen retrato, como fotógrafa yo misma experimento esas dificultades, y por eso precisamente lo valoro mucho cuando creo que está bien ejecutado. Pues este señor creo que ha hecho un buen retrato de cada artista al que ha fotografiado. No es que representen al artista en su ser más esencial e íntimo, en su estado de creación apoteósico, ni nada de eso. Simplemente muestran personas. Eso al menos es lo que me pareció a mí, que en mayor o menor medida, en color o en blanco y negro, posando más o menos, en el taller o sentada en unas escaleras, vi personas que hacen arte. Y ver eso a través de unas fotografías es algo preciado y bonito.

tabacalera 7

La Tabacalera es un lugar distinto, donde disfrutar del arte en un ambiente que se parece a un mundo en ruinas u olvidado, donde el arte devuelve la vida a las paredes, suelos y techos de un edificio. ¿Conocíais este sitio? Si podéis, os recomiendo muchísimo una visita para experimentar el arte más allá de los museos convencionales. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s