Diario de una novela: 1

La gestación

El día 2 de septiembre, me senté y empecé a ponerlo por escrito. Tendrá una protagonista, será artista, terminará viviendo en el mar. Necesito escribir otra vida, desde otra persona, y otro interior. Fantasear. Dejarme llevar un poco. Sacar todo lo que tengo dentro y dejarlo reposar a tan solo unos centímetros de mí, a la distancia suficiente como para poder mirarlo desde fuera.

LRM_EXPORT_162618949274664_20180902_204726338_resized_20180906_071247954

Había empezado a gestarse meses atrás. Como algunas de vosotras sabréis, yo estaba escribiendo ya una novela (y tengo escritas otras dos, pero son una mierda). De hecho, llevaba como cuatro años escribiendo esa novela. Cuatro putos años. No sabéis lo que me dolió abandonarla. Al principio, no fue con esa intención. Solo quería prestarme un poco más de atención, descansar un poco, y me dije que la dejaría aparcada, aquí a mi ladito, durante los siguientes meses, solo hasta que acabara la carrera y pudiera disponer de tiempo libre para escribirla con más calma y menos angustias. Pero a medida que fue pasando el tiempo, fui sintiendo esa culpable liberación que se siente cuando abandonas una relación con alguien a quien querías, pero no te hacía bien, o dices algo que sabes que va a doler pero que es absolutamente cierto. Ya no quería seguir escribiendo «Brooklyn, mi vida». Le había dedicado tanto tiempo, esfuerzo y quebraderos de cabeza a esta historia que me negaba a dejarla así. Le había cogido tanto, tanto cariño a los personajes que me negaba a no volver a escribirlos nunca. Y fue duro darme cuenta de que todo el trabajo que había hecho los cuatro años anteriores, para poco valdría. O al menos eso pensé en aquel momento de negación y cierta ceguera emocional. Siempre diré que las relaciones que establezco con mis libros son como relaciones amorosas. No sé (ni sé si quiero saber) hasta qué punto esto es sano, pero así es como lo siento y por ahora no tengo ninguna intención de cambiarlo.

El caso es que me di cuenta de que ya no quería continuar escribiendo aquella historia, la de Ray, un chico que llegaba a Brooklyn y conocía a sus best friends después de toda la vida siendo un nómada involuntario debido al sospechoso trabajo de su padre. También conocía a una peculiar chica llamada Betty que tenía una vida bastante dura, quería ser actriz y era una de estas personas con un magnetismo irresistible. Y luego resulta que los padres de Ray estaban metidos en la mafia como era obvio y les acababan cosiendo a tiros. Él se sentía en cierta medida responsable, culpable y tan furioso que huyó y se pasó como cinco años tratando de vengarse pero solo le sirvió para darse cuenta de que era un cobarde y no entendía nada. Y luego pasaban más cosas. Mierda, me están entrando ganas de reescribirla. Pero sigo sin querer. Sería como acostarme con un ex. No quiero porque lo que fue aquella novela ya no existe. La historia sigue ahí, y los personajes también, en alguna parte. Quizá en un futuro me anime a adaptarla para otro medio. Tal vez no esté mal para un guion de película, pero como novela ya no creo que tenga sentido.

Pero no estoy aquí para hablar de «Brooklyn, mi vida». Bueno, supongo que un poco sí. Para despedirme de ella una vez más. Para decirle hasta la próxima, vieja amiga, como se lo dices a una persona a la que tal vez vuelvas a ver; tal vez no. Pero no importa porque es en ese momento, cuando la ves marchar, que te das cuenta de todo lo que te ha aportado, del gran impacto que ha tenido su paso por tu vida, y joder, de lo que la vas a echar de menos.

Sea como sea (para que veáis que me cuesta desprenderme de Brooklyn…), estoy aquí para hablar de «De la nada».

«De la nada» es esa nueva novela que lleva meses gestándose dentro de mí. Creo que existe un curso natural de las cosas. Creo que hay ciertas cuestiones en la vida que hay que dejar fluir en su naturaleza, y la literatura es una de ellas. Así que dejé que la semilla germinara y estalló.

Y el día 2 de septiembre, me senté y empecé a ponerlo por escrito.  Y en cuanto lo hice, de repente el cielo se cubrió de amarillo, empecé a oír truenos lejanos, llovieron gotas densas y pesadas durante dos minutos en mi ventana, y el ambiente se quedó cargado de una tormenta extraña. Me gusta creer que eso significó algo, algo bueno. No tengo mucho por ahora: aún estoy conociendo a la protagonista, y ni siquiera sé su nombre. Ni dónde ni cuándo se desarrollará, ni cuál es la historia, ni qué otros personajes habrá. Solo sé que empieza tras su intento de suicidio, que será artista, que terminará viviendo en el mar. Que será una historia dura y que me hará llorar y reír al escribirla. Que las manos me la piden. Y que yo se la voy a dar.

Solo sé que será una novela sobre la vida y el arte. Pero también sobre la muerte, la realidad, la depresión, el suicidio, la escultura, y la vida otra vez.

 

Por hoy, lo voy a dejar aquí. No quiero que estas entradas se hagan eternas ni contar demasiado sobre la novela, sobre todo ahora que está en una de las primeras etapas. Pero en próximas entradas continuaré relatando mis pensamientos acerca de todo este suceso que es escribir una novela, explicando cómo es mi proceso creativo a la hora de llevar a cabo un proyecto de estas dimensiones, y, en definitiva, soltando un poco lo que tenga dentro. Espero que os resulte interesante este nuevo contenido para el blog y que os guste. Yo estoy deseando continuar alimentando esta novela y poder empezar a escribirla pronto. 

 ❤

LRM_EXPORT_162778589639223_20180902_205005978_resized_20180906_071248141

 

6 comentarios sobre “Diario de una novela: 1

Agrega el tuyo

  1. Qué bonito es contemplar la escritura desde tu perspectiva, la verdad es que me he sentido muy identificada porque yo también estoy con una historia varios años, que si sí, que si no. Y antes de esa, otra. Y si bien creo que es un reflejo de lo que estoy sintiendo ahora y que en el futuro podré verme a través de las letras, los nuevos proyectos significan nuevas etapas. Así que me alegro mucho por ti y espero que consigas sacar adelante esa historia.

    Un abrazo ❤

    Le gusta a 1 persona

    1. Qué bonito es que me digas esto y lo compartas conmigo. Lo cierto es que sí, durante mucho tiempo he estado bloqueada ante la idea de escribir una novela y ahora por fin me veo capaz de volver a hacerlo 🙂 Espero que tú también lo sientas así y te mando mucho ánimo con tu escritura!!
      Otro abrazo para ti ♥

      Me gusta

  2. ¡Por fin puedo comentar por aquí! Hacía mucho que no me pasaba por los blogs, y ahora que tengo tiempo, me quería pasar por tu rinconcito sí o sí.
    Me ha encantado esta entrada, me ha dado unas ganas enormes de leer tu novela. A mí suelen gustarme las novelas que te dejan un hueco en el corazón, como si te hubiesen robado una parte los protagonistas, en este caso ella (cosa que me gusta más), y tu novela me da la sensación de que provocaría esa sensación. Además, el hecho de que vaya de la vida, que sea artista y de la muerte, me ha encendido la bombilla de curiosidad enormemente.

    Te mando mucha suerte con “De la nada” (el nombre me parece precioso), y que no se te acaben nunca las ganas de crear y las ideas, que lo haces todo muy bonito.

    Abrazos fuertes.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchísimas gracias como siempre, While! Me encanta siempre tener algún comentario tuyo y leerte por aquí y en tu blog (peco de no comentar pero juro que lo solucionaré!!) Y jo, qué bien que te hayan dado ganas de leerla… aún está en la fase más inicial, pero estoy muy ilusionada e iré compartiendo por aquí todo el proceso. Espero que te guste y que puedas leer algún día la novela terminada.
      Gracias gracias gracias ♥

      abrazos fortísimos para ti también!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: