Things said once/Cosas dichas una vez · Esperanza Collado

 

2/15 obras pluridisciplinarias

Hace unos meses (en febrero para ser más exacta) empecé a compartir algunas obras pluridisciplinares en este post, en base a un trabajo que hice para la carrera sobre arte pluridisciplinar, pero ahí me quedé. Hacía mucho que no os hablaba de algo así, de manera que aquí os traigo otra pieza que me resultó muy curiosa cuando la descubrí. 

esperanza collado 1

Esperanza Collado (Valencia, 1976) es una artista, investigadora, escritora. Desarrolla su trabajo entorno a las artes plásticas, el cine y la performance. Su tesis doctoral trata la desmaterialización del cine.

Esta obra en concreto se compone, en un principio, de un texto que Collado escribió en agosto de 2015 a raíz de un encargo por parte de una publicación iraní. Se trata de un texto teórico escrito de manera poética, una especie de poema-manifiesto sobre la práctica de la autora, en el que habla de su propia experiencia como creadora, de los procesos creativos, a través de las palabas de otros, ya que reestructura y organiza, de acuerdo a sus propios pensamientos, fragmentos de escritos de cineastas y teóricos que hablan sobre el arte y el cine. Tratan elementos propios del medio audiovisual, como la luz, el montaje, la proyección, la duración, la grabación…

En cierto sentido, el texto también es una declaración de intenciones, a la vez que un elogio al cine, ya que lo recorre históricamente y habla de la responsabilidad colectiva del presente. Es una ventana a la visión que Esperanza Collado pone sobre el cine, como experiencia espacial, temporal y social, como herramienta comunicativa.

El texto, a pesar de ser teórico, no solo está escrito (y por lo tanto ordenado de manera visual) poéticamente, sino que también es concebido para ser representado, leído, no sólo en un ámbito privado y personal, sino en un entorno performativo, como ocurre con las películas de la autora, que también están pensadas para un ambiente de este calibre; la simbiosis de modos de representación se hace común en su obra.

En esta lectura que la autora representa durante el momento performático de la obra, se acompaña de una suerte de coreografía mediante gestos y objetos, habla a través de un megáfono, o a través de la luz proyectada por un cañón, en un espacio que acondiciona con una mesa de madera donde coloca los escritos físicos y algunas plantas.

Me interesa especialmente esta obra, para empezar, por su autora, con la que me siento muy identificada debido a los lugares entre los que se mueve con su trabajo, siempre a caballo entre la performance, el cine, las artes plásticas y la escritura, y en esta última, entre la teoría y la poesía.

Me parece tremendamente interesante cómo la artista aúna diversos conceptos y mecanismos de representación, cómo se sirve de los objetos –que asociamos al cine, a la representación visual y sonora, o a la literatura, a las diferentes disciplinas–, y de los gestos, movimientos y expresiones corporales que se vinculan a la performance, para aglomerar los asuntos que son de su interés y quiere exponer, y la manera de exponerlos.

A partir de un texto, crea un espacio de lectura y observación, algo que no se suele hacer cuando uno lee a solas. Este es un espacio en el que se mira, se oye el texto teórico ser interpretado, junto con más personas en la sala, por lo que el argumento de la autora de que el cine es una responsabilidad social colectiva en la actualidad se refuerza de esta manera.

También me ha parecido inteligente la manera en que ha articulado la obra, ya que el texto puede leerse independientemente, y la actuación puede interpretarse con mucha facilidad en espacios muy diversos, puesto que solo necesita transportar y situar los objetos, que son bastante portátiles, como la mesa y la silla, el proyector, los libros, las plantas, la lámpara… Y ella misma y su voz, claro, que son el elemento que dota todo el proyecto de una organicidad de la que carece un texto teórico convencional, en añadidura a la poética escrita.

Pone en el punto de mira una relación entre escritura-lectura muy bonita, acerca del espacio, el momento, la compañía.

Lo que la artista nos hace entender –algo con lo que estoy muy de acuerdo con ella y que me ha hecho sentirme identificada del todo– es que teorizar y escribir también puede ser hacer: llevar a cabo otras prácticas, moverse, gestualiazar, hablar, actuar. Que teorizar y escribir puede ser más que poner palabras sobre papeles, puede ser un hecho, un acto.

Sin duda esta obra de Esperanza Collado llegó a mi conocimiento en el momento justo, porque entonces estaba trabajando con algo parecido en cuanto a teoría-poesía y maneras de representar, y me parece muy interesante cómo ella toma palabras de otras personas para expresarse a sí misma y desde sí misma. Espero que os resulten interesantes estos conceptos y descubrir artistas como ella. 

esperanza collado 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: